Publicaciones archivadas

Tango

–Estoy como nueva.
–¿Fuiste a la peluquería?
–No, es en serio.
–¿Conociste a alguien?
–Sí, pero no es lo que vos creés.
–¿Son solamente amigos?
–¿No te digo? Tenés la idea fija. Continuar leyendo…

Adentro y afuera

A que todos ustedes están más al tanto de si Horacito García Belsunce envolvió o no el pituto en papel higiénico antes de tirarlo al inodoro, que de la interna peronista. En estos días que oscilan entre el calor recalcitrante y la brisa sobreactuada que llega después de la tormenta, el empacho de argentinidad maltrecha que representan estos titanes en el ring de la (¡ja!) Justicia electoral pasa sin pena ni gloria, sin escándalo ni sorpresa, sin remilgos. Lemas, neolemas, minilemas, dilemas que tarde o temprano se resuelven siempre de la misma manera: ganan los malos porque no hay buenos. Continuar leyendo…

El caballero

–¿Y?
–Un caballero.
–¿Viste?
–Estuvo perfecto.
–Te dije.
–Después de cenar, fuimos a tomar un helado y después a tomar un café.
–¿Y después?
–Después me dijo: te llevo a tu casa. No me lo preguntó, lo dijo así: te llevo a tu casa.
–Con carácter.
–Eso. Bien masculino. Continuar leyendo…

El regalo

–¿Volviste a hablar con Luis?
–¡¡No!!
–¿Tan mal quedaron?
–Mirá: hay que cortar por lo sano. Cuando algo no funciona, no funciona.
–¿Y cómo estás?
–… Bien. Me la estoy bancando bien. Ya soy grande. Lo que no va, no va.
–Así que hace como un mes que nada. Continuar leyendo…

El tren y el alma

A veces conviene callarse y escuchar. A veces conviene asombrarse en silencio. A veces, todavía o por fin, seguro que por suerte, se pueden dejar en el estante todos los libros que uno ha leído, todas las teorías que ha sostenido, todos los credos a los que ha renunciado, todas las discusiones ligeramente alcohólicas que uno ha mantenido en infinidad de sobremesas sobre Las Verdades en las que ha creído fervientemente quince minutos o quince días o quince años, y con las que ha jugado miles de pulseadas intelectuales con Las Verdades un poco más a la izquierda o un poco más a la derecha en las que han creído nuestros amigos o nuestros conocidos. A veces, y ésta es una de esas veces, puede uno inclinarse humilde y sensatamente ante otro tipo de verdad, ante una lección infinita que pone las cosas en su lugar: hay disposiciones del alma de las que carecemos. Y punto. Continuar leyendo…

Vamos a la (nueva) tanda

“Si va uno, vamos todos”, dice la voz en off de la nueva campaña de Aerolíneas Argentinas. No es una voz cualquiera: es de esas voces masculinas perfectas para este tipo de mensajes, una voz cuyo timbre y textura se instalan en el justo medio entre lo solemne del bronce y lo acolchado de un sommier. Las imágenes acaban de mostrar el revuelo en un pueblo patagónico, porque esa noche cruzará el cielo un avión rumbo a Australia, piloteado por alguien que nació y creció entre ellos. Parece ser el primero que abandonó ese pueblo, o por lo menos al que le fue mejor, el que llegó tan lejos que esa noche verá la fogata hecha en su honor desde la cabina de control de un aparato volador cuyo destino es un lugar ligeramente excéntrico, aunque les ha mandado postales también desde lugares centrales (París, Madrid) de este mundo. Esa gente reunida en el acantilado solitario haciendo la fogata nunca salió de allí. Por eso todos están orgullosos del piloto. Si va uno, vamos todos, dice la voz. Y si uno logra escapar a la emoción conjurada en esa escena, se queda preguntándose si no sería más justo que fueran todos en serio, que cocinaran el orgullo por El Que Logró Zafar a fuego lento y lo convirtieran en una huida masiva hacia La Vida Plena. Si no será ésta, pese a la voz en off acongojante, otra manera de aceptar que, con que uno que zafe, estamos hechos. Continuar leyendo…

Las uñas

–¿A ver esas manos? ¿Uñas amarillas?
–Ah, ¿te gusta?
–Qué raro, amarillas.
–Sí, ¿te gusta?
–Amarillo amarillo. Amarillo huevo.
–No te gusta.
–No, sí.
–Me cansé del rojo. Me compré esmalte amarillo y esmalte verde.
–¿No es muy de pendeja? Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.