Publicaciones archivadas

Y tu mamá también

–Tu mamá, ¿cómo anda?
–Bien, gracias.
–¿Cada cuánto la ves?
–Una o dos veces por mes.
–¡¡¿Una o dos veces por mes?!!
–Bueno, a veces un poco más, pero si está bien, sí, una o dos veces por mes.
–¿A veces está mal? Continuar leyendo…

El viaje

–¿Y si nos vamos un fin de semana largo al sur?
–¿Quiénes? ¿Vos y yo?
–Y sí.
–¿Al sur?
–¿No te gusta? Podemos esquiar…
–¿Vos y yo un fin de semana largo al sur?
–Ay, che, si en el verano nos fuimos a la costa. Continuar leyendo…

Sin sexismo

[Los tres trabajos ganadores del Concurso para Jóvenes Creativos sobre Publicidad No Sexista permiten vislumbrar nuevos parámetros de género en estudiantes de publicidad. El primer premio se lo llevó un joven estudiante de la Universidad del Salvador, con un trabajo titulado “La idea fija”.] Continuar leyendo…

El sueño

–Anoche soñé con vos.
–¿Qué soñaste?
–Que estábamos en una pizzería y vos empezabas a meterte el dedo en la nariz y a mí me daba vergüenza estar sentada en tu misma mesa.
–¡Qué sueño de mierda! Continuar leyendo…

Una mujer potente

Alguna vez fue una mujer potente, en el sentido que este país le daba a la potencia. El sentido que este país le daba a la potencia estaba íntimamente relacionado con la idea del poder. La idea del poder en este país, en ese entonces, era atroz. A casi nadie se le ocurría que el poder debía tener límites precisos, contralores o reglas. Con vaselina y efectos especiales, se borró el matiz entre el poder y el abuso de poder. Lejos de sentir rechazo o aversión por esa desmesura, mucha gente adhería a ella, creyendo ver el hambre en la gula, la fortaleza en la ambición, la astucia en la vileza, la inteligencia en la capacidad de disimulo. Gobernaba Carlos Menem y María Julia Alsogaray estaba en su apogeo. Continuar leyendo…

El péndulo estúpido

–Mmmm…. ¿No sobreactúa?

Esta observación, referida a Néstor Kirchner, viene repitiéndose en charlas de bar y artículos periodísticos desde hace un par de semanas. El “Mmmm…” deja entrever cierta vacilación no exenta de una dosis de adhesión. Quien dice “Mmmm…” está diciendo: estoy de acuerdo con los puntos sobre las íes a los militares, con la purga policial, con el visto bueno a las extradiciones, con la voluntad de anular las leyes de punto final y obediencia debida, con el apriete a la Corte, en fin, con todos esos Grandes Rasgos K, pero el “¿No sobreactúa?” deja entrever a su vez cierta adhesión no exenta de una dosis de vacilación. La frase completa significaría: estoy de acuerdo con las medidas que el tipo ha ido tomando en estos meses, pero todo junto, todo coherente, todo seguido, todo tan fuerte… ¿Qué gato encierra? Continuar leyendo…

La celulitis

–Me llegó la hora.
–De qué.
–De la celulitis.
–Qué, ¿todavía no tenías?
–No. Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.