Publicaciones archivadas

El que ríe último

Hubo una época que probablemente recuerden los mayores de cuarenta. En esa época había militares sanguinarios en el gobierno, John Travolta bailaba con pantalones ajustados, Porcel y Olmedo hacían reír, Neustadt y Grondona hacían editoriales, y uno deambulaba sin rumbo preciso por la calle Corrientes, entraba al cine Arte, veía películas de Wajda o de Zanussi, los libros interesantes los llevaban bajo el brazo pero forrados, y no había mucho más para hacer. Continuar leyendo…

Te quiero igual

[“No sabés lo que me hizo” sube a escena.

Los monólogos y las confesiones femeninas siguen ardiendo sobre los escenarios. Esta vez es el turno de la adaptación del libro No sabés lo que me hizo, de Sandra Russo. A manera de preámbulo de este estreno estival, la misma autora presenta su obra: un trabajo entre la catarsis y la plegaria que exorciza los fantasmas que acechan en los pliegues de las relaciones amorosas, se aferra a la monogamia en medio del permanente naufragio que amenaza a las parejas y hace de la queja una forma de reclamar afecto.]

“No sabés lo que me hizo” es una frase que toda mujer tiene en la punta de la lengua. Aunque ahora que aparecieron los varones metroemocionales, entre cuyos temores figura el de ser tratados como hombres-objeto, también ellos la usan para desahogarse. La frase se descompone de la siguiente manera: “No sabés…” manda a algo que atrapa al interlocutor. “… lo que me hizo”, por su parte, ubica al emisor en el rol pasivo de quien es objeto de la acción ajena. Que a una “le hagan” algo supone un “yo, argentina” o por lo menos un “vaca mirando pasar el tren”. Continuar leyendo…

Con alguien

“Cuando hablo de la felicidad, hablo también de su hermano, el sufrimiento; es una relación fraternal que tiene que ver con la esencia de la vida.” Lo decía John Berger en una entrevista realizada por el periodista español Juan Cruz y publicada el lunes pasado en este diario. Pintor y escritor, Berger explicaba, más adelante, que lo que toma como objeto de su trabajo no necesariamente es experiencia propia. “Mis facultades narrativas me permiten identificar las circunstancias de desesperación de largo recorrido. La naturaleza del proceso narrativo se produce así: te permite entrar en otras pieles, en otras desesperaciones.” Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.