Publicaciones archivadas

Otra vez el Mal

[Acerca del secuestro de Luis Gerez.]

Cuando al principio del gobierno de Néstor Kirchner –casi un desconocido para mucha gente–, sus primeras políticas fuertes estuvieron dirigidas a los derechos humanos, hubo sectores que las celebraron, otros que no las entendieron y otros que empezaron una larga y mala digestión. Continuar leyendo…

Orfandades

El huérfano en mi infancia era un personaje de Dickens, alguien de otro siglo. Un niño o niña como yo, pero despeinados, vestidos con el tweed roído de un abrigo que no alcanzaba nunca para quitarles el frío. Estaban solos en las calles, o eran rehenes de algún maldito. Tomaban sopas inmundas y soportaban todo tipo de humillaciones. El huérfano era un personaje literario, aunque me acuerdo de Wolf, un compañero de la primaria. No tenía madre. Se había muerto cuando él era muy chico. Todos lo sabíamos pero no se hablaba de eso. Wolf era más bien introvertido, raro, nerd, pero aun así todos le dedicábamos un poco más de la cordialidad que hubiese merecido teniendo madre. Continuar leyendo…

El falo de cristal

Ella es muy joven, bella, ingeniosa. Está por terminar letras, pero eso no le alcanza: hace cursos de filosofía y en sus ratos libres practica acrobacia y hace tai chi. Además lee bastante. Puede ponerse a defender, completamente borracha, la vigencia de Spinoza o de Henry James. Siempre que la veo está vestida como una muñequita de torta palermitana, como una falsa ingenua, porque de ingenua, Lila no tiene nada. Continuar leyendo…

Desaparecido

Hablamos un idioma y nos comunicamos a través de él. A través de un idioma es que estoy escribiendo e intentando comunicarme. Es decir: debo confiar en ese idioma y en mi manera de manejarlo, de usarlo al escribir. No me sirve de nada volcar aquí un par de reflexiones si del otro lado nadie va a entender, o a sentir, o a pensar. Pero la lengua tiende sus trampas y muchas de ellas, infinidad de ellas, nos pasan inadvertidas tanto para los que escribimos como para los que leemos. San Barthes lo explica muy bien, traducción mediante, incluso, cuando dice que “la lengua es fascista” y que “se define menos por lo que permite decir que por lo que obliga a decir”. Continuar leyendo…

¿Sabe usted dónde está su hijo?

La idea hace rato que está en danza, y reaparece en distintos lugares y en diferentes circunstancias que, en realidad, no son tan diferentes: cuando arrecian las quejas de vecinos por menores que delinquen o simplemente deambulan, como ocurrió ya en Mendoza y La Pampa, a alguien se le ocurre enviar a la respectiva Legislatura un proyecto de ley que sancione a los padres de los menores con multas o prisión. En este caso, la idea fue reflotada en San Luis, provincia cinematográfica y aparentemente, según sus esporádicos y carísimos spots publicitarios, de pleno empleo. Sin embargo, con una minoridad amenazante. El gobierno puntano elaboró un proyecto según el cual los padres de un menor que cometa un delito que ellos podrían haber evitado serán arrestados y deberán cumplir una pena de hasta 120 días de prisión. La aprobación del proyecto implicaría modificar el Código Contravencional local. Continuar leyendo…

El mal ejemplo de Chile

[Acerca de la muerte de Pinochet.]

Supongamos que Jorge Rafael Videla, cuyo solo nombre nos provoca cierto reflejo de rechazo estomacal, no se hubiera ido para hacerle lugar a otro chacal, sino que esos siete años de atrocidades que vivimos hubiesen quedado congelados y concentrados en un nombre, y que el dueño de ese nombre y de la vida y de la muerte de cada ciudadano, a cierta altura, ya cercado por el desgaste inevitable del crimen y el robo, nos hubiese ofrecido la democracia pero sólo a cambio de una nueva Constitución. Y supongamos que esa Constitución, que era ofrecida sí o sí como moneda de cambio y como chantaje al mismo tiempo, lo hubiese convertido a Videla en senador vitalicio, para garantizar sus fueros y su impunidad. Continuar leyendo…

Buscando a Carolina

[SOCIEDAD › HACE OCHO AÑOS LA SEPARARON DE SU HERMANA.

Fue maltratada y abandonada por su madre, estuvo al borde de la muerte, la internaron en un instituto de menores, del que logró escapar. Su libertad llegó recién con la mayoría de edad. Desde entonces busca a su hermana, diez años menor que ella.]

Busca a su hermana Carolina. Apenas menciona su nombre se extiende: “Se llama Carolina Elizabeth Juárez”. Es que los 21 años vividos hasta ahora por Fernanda Muñoz han convertido el recuerdo de esa hermanita menor que está buscando en el motor de la lancha inundible que es ella misma. No pudieron con Fernanda, y aquí está, en este bar de Belgrano, bien predispuesta a contar la historia de su vida, que para ella es casi un expediente judicial. Esta chica está entera y se le nota en la forma de hablar, en su sonrisa y en su presente, con el secundario completo después de un enorme sacrificio y tres años en una escuela nocturna, un trabajo estable en el Citibank y la expectativa de empezar a cursar en marzo Ciencias Económicas en la UBA. Continuar leyendo…

Norita

En las fotos, ella estaba en una reunión con su marido, en otra con sus amigas. Pero nadie la vio ni con su marido ni con sus amigas. Esa sonrisa amplia y divertida que Norita repite en las fotos, para el espectador promedio, es la sonrisa de una señora fiestera, esas que los buenos unitarios de televisión ya bancan y las hacen responder a emociones nobles, pero que epa, oops, voilà: existen en la vida real y mueren, en el imaginario colectivo, en medio de un orgasmo malhabido. Pocos ejemplos más claros y contundentes de la sanción disciplinadora de la opinión pública que cumplen los medios de comunicación, y de cómo cierto morbo indispensable para hacer periodismo es completamente funcional al disciplinamiento social en materias privadísimas. Continuar leyendo…

Electricidad

Un adolescente de apenas 14 años dormía en una casilla precaria en Plottier, Neuquén, y murió asfixiado ayer a la madrugada del 4 de diciembre como consecuencia de un incendio que se habría desatado en el techo de la vivienda. El chico estaba solo en la casa cuando se desencadenó el fuego, y dormido, no pudo advertir el riesgo. Continuar leyendo…

Tragaperras

Noto su presencia a mis espaldas. Suele pasar acá, en el Hipódromo, que algunos se enamoran de una máquina y sólo juegan en ella. Ludopatía con una pizca de fetichismo. Y si tienen que esperarla, la esperan. Una, dos horas. Y la de ellos es una presencia concentrada, espesa, que carga con un cuerpo y su ansiedad. La ansiedad del jugador es sólida, no líquida. Se puede uno partir el cráneo contra ella. Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.