Publicaciones archivadas

La historia y la anécdota

“Democracia o corporación judicial” decía el cartel que el miércoles de esta semana servía de fondo al acto que el colectivo Justicia Legítima organizó frente a los Tribunales. Uno de sus referentes, el fiscal Jorge Auat, flamante titular de la Procuraduría de Delitos de Lesa Humanidad, sintetizó a su turno en el escenario algo de lo que quedó flotando después de que la Corte Suprema declarara inconstitucional la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura. “No hemos venido a quejarnos de ese fallo, eso es un episodio anecdótico”, dijo. “Estamos planteando un cambio de paradigma, un cambio cultural para los tiempos que vienen”, agregó y, como varios otros de los expositores –abogados, funcionarios y empleados judiciales, miembros de organismos de derechos humanos, víctimas de casos que no se resolvieron–, invirtió los términos en los que está planteado el actual Poder Judicial: la convicción expresada es que ese Poder no puede ser el territorio liberado que les quedó de saldo a los poderes corporativos, sino el dador del servicio de justicia de una sociedad que busca la equidad en todas sus facetas: precisamente, esa equidad se opone a una sociedad de elite, pero también a una sociedad populista en el sentido en el que habitualmente se habla de populismo –la alienación de los sectores populares a través de un consumismo prefabricado para esa obnubilación acrítica–, la redistribución de la riqueza sólo es posible cuando va de la mano de la redistribución del poder. “Democracia o corporaciones” no es un eslogan, sino un dilema al que se enfrentan las democracias del mundo, arrasadas por la labilidad de la política, que se entregó a “lo inevitable” de la lógica neoliberal. Para esa lógica, ni la investidura presidencial merece el respeto que emana de la voluntad popular. Lo expresó claramente Héctor Magnetto cuando le dijo a Carlos Menem que el de presidente se trataba de un “puesto menor” comparado al suyo. Continuar leyendo…

Florence y Dorothea

Florence Owens Thompson nunca llegó a decirle su nombre a la fotógrafa Dorothea Lange. Corría 1936. Lange y su segundo marido, el economista de Berkeley Paul Schuster Taylor, trabajaban para una oficina creada por el presidente Franklin Delano Roosevelt: la Oficina de Administración de Seguridad Agraria. Ya iban dándole forma a lo que sería su célebre obra en común, Un éxodo americano. Un record de erosión humana. Los textos pertenecen a Taylor y las fotos a Lange. Así trabajaban. Así se habían ena-morado. El le había cambiado la vida a ella, sacándola del estudio y llevándola a los campos. Y ella tomó las fotografías que se convertirían en iconos de La Gran Depresión, entre ellas la más difundida, Madre migrante. Florence Owens Thompson, la madre retratada, tenía 32 años y siete hijos cuando el auto que llevaba a Lange y a Schuster Taylor pasó por el campamento en el que esa madre estaba refugiada con sus hijos hambrientos. Continuar leyendo…

La Era del Jazz

“Si hombres de negocios desalmados influían de aquel modo sobre el gobierno, entonces quizás habíamos ido a la guerra debido a los empréstitos de J. P. Morgan”, escribió en 1931 Francis Scott Fitzgerald, al principio de su ensayo sobre la Era del Jazz. En los primeros párrafos enmarca la década de 1920, los Años Locos, su propio esplendor, el mosaico prematuramente arcilloso de su juventud. El 1º de mayo de 1919 había habido, como todos los años desde hacía ya décadas, revueltas obreras y campesinas que pedían jornadas laborales que los equipararan con los trabajadores estatales y de servicios, que ya habían obtenido esas conquistas en Estados Unidos. Pedían un tercio del día para trabajar, otro para dormir y otro para estar en familia. Hubo una fuerte represión en el Madison Square Garden. Hacía apenas meses que había terminado la Primera Guerra. En ella habían combatido más de setenta millones de personas. Habían muerto nueve millones de soldados. Con el armisticio, terminaba un orden mundial y surgía uno nuevo, en el que Estados Unidos aparecía como la nueva potencia emergente. Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.