Una mayoría aplastante

Para tener la chance de volver a enamorarnos de una identidad política llamada kirchnerismo, la situación límite del país nos obliga primero a enamorarnos de crear una mayoría aplastante. Creo que es con esa disposición que habrá que militar para generar la empatia política necesaria. Con el goce y la fuerza de ser mayoría.

También podría interesarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.