Publicaciones archivadas opinión

Libre la queremos

Hace un año, en un país muy diferente, el 3 de junio estalló algo más que una plaza extendida hacia todas sus calles laterales. Una convocatoria surgida de un colectivo de mujeres periodistas con militancia de género florecía mucho más allá, incluso, de esas calles desbordantes de mujeres y de hombres, que ayer replicaron su presente. En una nota publicada esta semana en el periódico digital Nuestras Voces, Florencia Abbate, miembro de ese colectivo, recordaba la sorpresa en los días previos al 3 de junio de 2015: en el muro de Ni una menos se multiplicaban incesantemente las respuestas desde todo el país, en voces de mujeres de todas las generaciones, con historias atravesadas de una u otra manera por la violencia patriarcal. Continuar leyendo…

La otra parte de la historia

¿Quiénes somos, compañeros? –le pregunta Milagro a la multitud desde un pequeño escenario. Los que la escuchan son cabecitas negras en el más literal sentido de la expresión. Son los cabecitas negras y ojos quechuas de lo que entonces, cuando ese acto fue filmado, era un territorio de los que diez años antes, en los ‘90, habían sido declarados territorios inviables por las políticas neoliberales de Menem y Cavallo. El documental Milagro en Jujuy es de principios de la década pasada, y fue dirigido, las vueltas de la vida, por quien acaba de ser nombrado al frente de Canal 7, Miguel Pereira, director, antes, de La deuda interna. Por ese entonces, mientras este país estallaba, en Jujuy había una organización que ya tenía diez años de vida, y de vida agitada, convulsionada, de pelea y lucha permanente. Desde el primer día Milagro había estado al frente. Continuar leyendo…

Alegría para todos y todas

“Ya somos campeones, amigo, si esto nunca lo vivimos”, le decía a un cronista de televisión un adolescente del conurbano que ayer pasado el mediodía había llegado junto con sus amigos al Obelisco. “Mañana festejamos a lo grande, amigo, todos a la Casa Rosada a recibir al equipo”, le había dicho un instante antes, y el cronista le había frenado la euforia: “Pará, pará, que faltan tres horas para el partido”. Fue entonces que el que lo interrumpió fue el chico, cuando le dijo: “Ya somos campeones, amigo, si esto nunca lo vivimos”. El cronista titubeó pero reflexionó muy rápido: “Claro –le dijo a la conductora del piso–, son muy chicos. Son menores de treinta. Nunca experimentaron algo así”. Continuar leyendo…

Okupas del lenguaje

A Hugo Moyano lo acompañaban, sentados a su diestra y su siniestra –que no es sólo un modo de decir a su derecha y a su izquierda, sino también una primera pista de que en el lenguaje “común y corriente” late pimpante una ideología– Luis Barrionuevo y Pablo Micheli. Era la conferencia de prensa posterior al paro general del 10 de abril. El líder camionero, ante una pregunta sobre la peculiaridad –por decirlo así– del espectro político que había aglutinado, hizo una especie de chiste sobre “qué es la izquierda, qué es la derecha”, encogido de hombros, como si de verdad no fueran nada, como un Fukuyama con quince años de atraso. Hay algo que uno ha aprendido con el tiempo, pero se puede aprender de otras maneras: cuando se niega la existencia de la izquierda y la derecha, la batuta la tiene la derecha. Continuar leyendo…

El ansiado “fin de ciclo”

El fin del ciclo kirchnerista viene siendo anunciado hace años, con una ansiedad que obnubila a los pronosticadores de esa extinción. Es un pronóstico mediático –algo así como el Dorado de Magnetto–, que la política opositora recoge también como su guante ganador. Sin embargo, lo que ellos llaman “fin de ciclo” parecería agotarse, sintetizarse o expresarse en una simple derrota electoral. Esa simplificación forma parte de las lecturas torvas o miopes sobre la fuerza política más potente que ha surgido en el último medio siglo en la Argentina, y la que hoy sigue siendo, al menos según las mediciones provisorias de las PASO, la de mayor alcance nacional. Mirándolo un poco más de cerca, nada indica que el kirchnerismo no sea capaz de revertir los resultados adversos, pero incluso si no lo hiciera, incluso si en dos años llegara al poder alguno de los bricollages opositores, es extraño que se omita que la naturaleza de la construcción política kirchnerista tiene cimientos y raíces dispuestos a acompañar la vida política argentina en las próximas décadas. Continuar leyendo…

Bienvenidos a la militancia

Viendo ayer en las pantallas partidas cómo las diferentes columnas de manifestantes iban avanzando hacia su encuentro, se comprende perfectamente lo que deben haber sentido una y mil veces los ciudadanos sin representación política al ver que quienes defienden un modelo de país que a ellos no les gusta están organizados, tienen militancia y tienen conducción. Continuar leyendo…

Gladis y Chiche

Unos días después de que salió a la venta mi libro, La Presidenta, iba a Radio Nacional a un programa de radio pero era temprano. Me fui a dos cuadras, al Florida Garden, a tomar un café. Me senté cerca de la puerta, y desde la mesa de al lado me miraban más insistentemente que de alguna otra. Era un grupo de hombres y mujeres de cincuenta y pico. Al toque, cuando hubo un choque de miradas, uno de los hombres se paró y se acercó. Después de presentarse, me dijo quiénes eran todos ellos. Eran de Las Flores. Eran los amigos de Chiche Labolita y de Gladis Dalessandro. Venían de dar testimonio en la Cámara de Casación. Continuar leyendo…

Dar testimonio

El resultado del domingo fue su apuesta y su cosecha, y también fue suya la manera de asimilarlo. Desde que se conocieron los porcentajes, algo flotó el aire entre los dirigentes kirchneristas y muchos preguntaban si ésa era la línea que había bajado ella: cero triunfalismo, mesura, cautela, aprovechamiento de la oportunidad para sembrar un clima de concordia. De hecho, la Presidenta y candidata había sido explícita en el cierre de campaña que se hizo el miércoles pasado en el teatro Coliseo: “Los votos se cuentan de a uno y después de las seis de la tarde”. Continuar leyendo…

La retaguardia

La semana pasada, el suceso de Miguel Del Sel en Santa Fe expresó el nuevo hilo que une al campo y a la ciudad, el que lo enlaza a Mauricio Macri. El de una nueva derecha que no tiene nada de nuevo, salvo la confirmación de que hay un tipo de derecha y un tipo de electorado de derecha, en la Capital sí como primera minoría holgada, que por algún motivo necesita camuflarse en una oferta y una demanda de candidatos mediáticos, con todo lo que los grandes medios hoy implican. Continuar leyendo…

Mejor hablemos de sexo

“Hablemos de sexo. ¿Por qué nunca me preguntan sobre sexo?”, le dijo esta semana Mauricio Macri a un cronista de La Nación que le hacía una nota de color. Ese fue el título, bien colorido, que encaja a la perfección con la idea que tiene su asesor principal, Jaime Durán Barba, sobre la idea del “elector medio”: alguien más preocupado por el sexo que por la política. Continuar leyendo…

Lo esencial y los ojos

Había una vez, cuando éramos adolescentes, un mundo así. Aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo tiempo por pasado fue mejor, cantaba por ese entonces Spinetta. Mañana es mejor, creíamos a coro. Pero, pese a lo rozagante, no éramos todos iguales, qué va. Continuar leyendo…

Expresarse

Cuando tenía tres años, mis padres me mandaron a un Kindergarten que, como su nombre lo indica, era alemán. Era hija única y querían que tuviera contacto con otros chicos. Eso por lo menos es lo que me contaron. El ascenso social de la época indicaba colegio privado, pero como no había vacantes en el High School, que era el más coqueto, me inscribieron en el alemán. Continuar leyendo…

El feriado

El feriado del 24 de marzo, en su momento, fue un tema debatido. No en los términos en los que estamos acostumbrados ahora a discutir las cosas, pero en 2006, cuando Kirchner envió ese proyecto al Congreso, se insinuaba todavía que los feriados eran contraproducentes porque este país necesitaba trabajar. Era absolutamente cierto, pero todavía no era visible, porque el ciclo recién empezaba, que este país iba hacia un modelo en el que los feriados iban a incluir también a trabajadores tomándose unos días y a la industria turística pimpante. En perspectiva, haber convertido este día en feriado fue un verosímil del modelo que se insinuaba pero embrionariamente, y un hito en la batalla cultural que hoy es explícita. Continuar leyendo…

Gula

“Los gobiernos pasan, son un mero episodio, pero la tierra permanece.” Tal el sustrato del discurso del liderazgo opositor más consolidado y visible hasta el momento. El mechón rebelde de Biolcati, que flameaba mientras al anochecer él leía su pieza oratoria y política, colaboraba en la pantalla, tan colocada en el primer plano, para ubicarlo en ese papel. Un papel, según definió, histórico: él, el más poderoso del núcleo duro opositor, viene a ser el heredero de las otras grandes luchas que libró la Sociedad Rural Argentina. Continuar leyendo…

La vida real

Durante mucho tiempo, la vida real fue lo que se oponía a la ficción. La vida real era la que vivían las personas, mientras la ficción era lo que actuaban los actores o contaban los escritores. Así, primero el teatro, la literatura, más tarde el cine, y luego el mundo del espectáculo, se ocupó de la ficción, en un abanico tan amplio como para ir de El Mercader de Venecia a Terminator, pasando por Betty la Fea. Continuar leyendo…

La tregua o ni eso

El viernes en C5N escuché a un comentarista decir que “y bueno, no faltan los equipos que ganan a pesar del entrenador”. Es que llegamos a este Mundial con un Maradona menos neutral que nunca, y la yapa: él está mejor que nunca. También vi un tramo de una conferencia de prensa en la que un periodista le preguntaba a Heinze por qué será que los técnicos lo eligen pero la gente no lo quiere. Es que a este Mundial llegamos, además, con buena parte del periodismo deportivo teniendo que atajar las tensiones propias y las del periodismo político. Y no faltó un filósofo, Tomás Abraham, declarándose muy futbolero pero reactivo al “patrioterismo” reinante. Es que, por último, llegamos a este Mundial muy poco después de un Bicentenario furioso y arrobado, y esta vez la bandera argentina, que tantas veces hicieron flamear en nombre de todos los militares, la oligarquía, la Sociedad Rural o los taxistas que escuchan Radio 10, se quedó pegada a los sectores populares. Llegamos con la bandera recién recuperada. Continuar leyendo…

La pregunta

[Una chica kolla es maltratada en la radio. Un choque que explica mucho sobre el camino recorrido en 200 años.]

Mi Bicentenario es ella, esta princesita kolla de 25 años, que hace un rato escuché hablar en el escenario. Estamos en la Marcha de los Pueblos Originarios, y Buenos Aires está como nunca. Ella hablaba con voz aguda y temblorosa. Relataba su vida en Humahuaca. Escuchar esa voz que salía de un cuerpito menudo, con una cara redonda y muy bella, enmarcada en un sombrero bordado con cintas de colores, era como un mareo. Vivir eso en la Plaza de Mayo. Continuar leyendo…

Grecia

Las imágenes griegas explotan en las pantallas. El Partenón allí, atrás del humo de los gases, dice algo que no se llega a escuchar. ¿Cuál es el debate sobre el neoliberalismo? ¿Cuál es su soporte? ¿Dónde rebotan las voces que se alzan contra esa escuela económica, política y filosófica que provoca desde hace décadas oleadas de sufrimiento humano? Los grandes medios mundiales no arbitraron ni promovieron ese debate ni aun cuando la crisis les estalló en el ombligo del imperio. El neoliberalismo y su utopía de libertad irrestricta de mercados y finanzas no permitieron que se creara masa crítica contra el neoliberalismo, simplemente porque no saben con qué reemplazarlo. No hay ninguna alternativa de derecha que pueda ofrecerse a cambio. Continuar leyendo…

Hasta acá

La autoconvocatoria del 678 Facebook del viernes pasado se prestó a muchas lecturas, aunque todavía no se hicieron tantas, dada la poca visibilidad mediática que tuvo. Una de las lecturas posibles es precisamente ésa: cómo un suceso invisibilizado por los grandes medios puede, no obstante, gravitar de otros modos novedosos en la circulación de mensajes de esta sociedad tan alterada. Continuar leyendo…

La hilacha del macrismo

Hay algo pasmoso en la manera en la que los funcionarios del gobierno porteño están reaccionando ante los frentes gruesos de tormenta política. Se trata de la primera vez que el macrismo debe salir a remontar flagrantes errores propios, y lo hace dejando al descubierto una extraña actitud de megalomanía, cerrándose cada vez más la posibilidad de remontar decorosamente el escándalo. Es difícil imaginar cómo intentarán volver al camino de la verdad cuando las pruebas se les caigan encima, aunque de hecho ya las tienen sobre sus hombros. Incluso aceptando la delirante versión del infiltrado, el Fino Palacios pasa del mejor policía del mundo a un gil que estuvo siendo manipulado desde el principio. No hay lugar por el que cierre. Continuar leyendo…



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.